Hacer cagar a Tió!!! La historia y tradición.

El  Tió de Nadal es un personaje mitológico sobretodo catalán, aunque esta tradición también se puede encontrar en Occitania bajo el nombre Cachafuòc o Soc de Nadal, y en Aragón como Tronca de Nadal o Toza. En Galicia se quema un leño en Nochebuena o tizón do Nadal, de origen semejante.

La historia y tradición.
Según la tradición, los poderes del Tió le fueron otorgados la noche en que nació Jesús, cuando unos pastores se encontraron sin ningún presente para ofrecer al niño y le dieron sus alimentos quedándose ellos sin nada.
De regreso a su casa pararon para descansar, hicieron un fuego y de uno de los troncos que quemaba salieron todo tipo de alimentos.
Ya en nuestra época, el Tió no era otra cosa que un tronco que ardía en la chimenea de casa. Un tronco mágico que, al quemar, daba bienes tan preciosos como el calor y la luz. De forma simbólica ofrecía a los presentes golosinas, barquillos, turrones… Aún hoy día podemos encontrar algún pueblo donde se sigue la tradición de esta manera.

caga_tio_manta

Todo empieza el día de la Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre, cuando se le empieza a dar de comer cada noche. Se le da pan seco, mondas de naranja o de mandarinas u otras frutas y en general las sobras de la cena. Actualmente, hay quien le da otros manjares como el chocolate y, muy importante, no se puede olvidar el agua.
Normalmente, el Tió se pone en la cocina o en el comedor y se le tapa con una manta para que no pase frío. Esto era lo indispensable para un Tió histórico pero, a partir de esta forma más primitiva, el Tió evoluciona y, como la gente de ciudad lo tenía más difícil para adquirir un tronco, y porque de todo se puede hacer negocio, se empezaron a vender “Tiós” en las firas de Santa Llucia. Hoy en día, el Tió es común que tenga un aspecto más comercial, con barretina y una cara sonriente en uno de los extremos que se sostiene con palos que simbolizan dos patas.

La tradición del Tió, al ser cercana, ha conservado un ritual que se ha transmitido de padres a hijos y que no ha variado demasiado.

En Nochebuena -tradicionalmente después de la Misa del Gall, o el mismo día de Navidad, se celebra una sencilla ceremonia doméstica, según la cual, acompañados de alguna de las clásicas canciones del Tió, los niños golpean con un palo fuertemente al tronco para descubrir lo que ha cagado bajo la manta y cuando a éste ya no le queda nada, defeca un arenque salado, un ajo, una cebolla, o se orina en el suelo.

El Tió tiene siempre el mismo objetivo: ofrecer regalos a la familia. Estos han variado con el tiempo: primero eran, básicamente, lo que se necesitaba para pasar las fiestas: barquillos y turrones, polvorones y mazapanes.

CAGA_TIO_PESEBRE

El Tió nunca ha defecado objetos grandes (estos ya los traen los Reyes Magos) sino chucherías y caprichos para los más pequeños y, según la comarca, defeca higos secos, aunque poco a poco se ha empezado a utilizar el Tió para dar presentes de más envergadura.

Aun así, hay que diferenciar la tradición del Tió de otras costumbres y personajes navideños, Papa Noël, Reyes o Árbol de Navidad si no queremos perder su tradición.

Anuncios

Puedes opinar sobre esto...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s